Saltar al contenido

La Historia del Fotomatón

Anatol Josepho historia del fotomatón

El concepto moderno de fotomatón con una cortina se originó con Anatol Josepho, que había llegado a los Estados Unidos desde Rusia en 1923. Con el primer fotomatón apareciendo en 1925 en Broadway en la ciudad de Nueva York. Por 25 centavos, el stand tomó, desarrolló e imprimió 8 fotos, un proceso que llevó aproximadamente 10 minutos.

En los primeros seis meses posteriores a la construcción de la cabina, fue utilizada por 280.000 personas. The Photomaton Company fue creada para colocar cabinas en todo el país. El 27 de marzo de 1927, a Josepho se le pagó 1 millón de dolares y se le garantizó futuros beneficios por su invención.

Los orígenes del fotomatón en España datan de la Exposición Universal de Barcelona de 1888, aquí más información.

La mayoría de los fotomatones se utilizan para fotos de DNI o pasaporte. Son máquinas automáticas que funcionan con monedas y están diseñadas para imprimir fotografías en un formato específico que cumpla con los requisitos de la foto del pasaporte, DNI o carnet de conducir. Se pueden imprimir múltiples copias para que los usuarios puedan guardar algunas para usos futuros.

Tradicionalmente, las cabinas fotográficas contienen un asiento o banco diseñado para ubicar a uno o dos clientes fotografiados. El asiento generalmente está rodeado por una cortina de algún tipo para permitir un poco de privacidad y ayudar a evitar interferencias externas durante la sesión de fotos.

Una vez que se realiza el pago, el fotomatón tomará una serie de fotografías, aunque la mayoría de las cabinas modernas solo pueden tomar una fotografía e imprimir una serie de imágenes idénticas. Antes de cada fotografía, habrá una indicación, tal como una luz o un sonido, que indicará al usuario que prepare su pose.

Historia del fotomatón
Historia del fotomatón

Después de tomar la última fotografía de la serie (normalmente entre 3 y 8), el fotomatón comienza a desarrollar la película, un proceso que solía durar varios minutos en las antiguas cabinas de tecnología “química”, pero ahora se realiza normalmente en aproximadamente 30 segundos con tecnología digital.

Las fotografías impresas se entregan al cliente depositadas en un dispensador en la parte externa de la cabina, normalmente suele estar junto al lugar donde se introducen las monedas.

Las dimensiones típicas de estas impresiones varían. El arreglo clásico y más familiar de las cabinas fotográficas de estilo antiguo es cuatro imágenes en una tira de aproximadamente 40 mm de ancho por 205 mm de largo; las impresiones digitales tienden a tener una disposición cuadrada de dos imágenes sobre dos imágenes.

Tanto las cabinas fotográficas en blanco y negro como las de color son comunes en muchos países, desde Europa a América. Sin embargo, en Europa, la fotomatón de color ha reemplazado casi por completo las cabinas en blanco y negro. Sin embargo, las cabinas digitales más nuevas ahora ofrecen al cliente la opción de imprimir en color o en blanco y negro.

La mayoría de los fotomatones modernos usan cámaras de vídeo o digitales en lugar de cámaras de película y están bajo control de la computadora. Algunas cabinas también pueden producir pegatinas, tarjetas postales u otros elementos con las fotografías en ellos, en lugar de simplemente una tira de imágenes. Estos a menudo incluyen una opción de bordes decorativos novedosos alrededor de las fotos.

Con el uso de fotomatones portátiles para eventos, bodas y demás celebraciones han surgido numerosos complementos y artículos para sacar un mayor partido a un simple fotomatón, como puedes ver en nuestro post de ideas de decoración para fiestas y en la sección de Candy Bar o Mesas Dulces.

Fotomaton para Bodas
Fotomatón para Bodas

Si quieres más información sobre la historia del fotomatón te dejamos algunos enlaces de interés:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...